×

/

Think Orange

Construyendo la Felicidad

06 / 15 / 2016 — Marina Gómez

Con el incremento actual en el interés de las nuevas generaciones por el cuidado del medio ambiente y de su salud personal, surgen cada día nuevas tendencias en diferentes círculos e industrias que impactan significativamente nuestra vida diaria.

Algunos comportamientos que son reflejo de este creciente interés hacia un estilo de vida más saludable son el consumo de alimentos orgánicos, la preocupación por realizar actividades físicas de manera recurrente, descansar un número adecuado de horas, el fomento de una cultura de reciclaje, así como la disminución del uso del automóvil y la transición hacia una cultura más comunitaria.

Otra tendencia que está cambiando gradualmente la manera en que vivimos es la construcción de edificaciones autosustentables que no solo buscan disminuir la contaminación del ambiente, sino que ahorran agua, energía e incluso que generan sus propios recursos energéticos y que re utilizan los desechos o excedentes haciendo edificios más funcionales e inteligentes.

En la mayoría de los casos se desarrollan este tipo de edificaciones con el fin de aportar un valor agregado al futuro inquilino y vender o rentar los inmuebles a un mayor costo comercial. Pero ¿y si nos enfocáramos más en la felicidad de los futuros habitantes?

Hace dos años el US Green Building Council (USGBC) implementó una nueva certificación llamada WELL Building Standard, la cual a diferencia de la certificación LEED, cuyo objetivo es el cumplimiento de ciertos parámetros de la edificación en sí, busca el bienestar de los usuarios para que obtengan una mejor calidad de vida. Actualmente existen 7 proyectos ya certificados y 127 en busca de la certificación en todo el mundo, de los cuales dos se encuentran en México.

Este nuevo estándar busca incorporar 7 elementos básicos que generen condiciones saludables a los usuarios, los cuales son:

• Aire: Optimizar la calidad del aire dentro de la edificación, purificando y reduciendo los contaminantes a través de filtros
• Iluminación: Controlar la luz in situ para mejorar la energía, el humor y la productividad del usuario. Por ejemplo, en la certificación LEED se busca que los edificios sean diseñados de acuerdo a su ubicación, exposición y orientación específica de acuerdo a la luz del Sol para propiciar asoleamientos donde se aproveche al máximo la luz natural y se pueda regular la temperatura de las edificaciones de acuerdo a su diseño
• Agua: Filtrar y tratar el agua para su consumo, implementando técnicas para la captación natural del agua y poder utilizarla dentro de estos nuevos proyectos. Es posible separar y tratar los tipos de agua para reutilizarlas en el riego de jardines y otros usos
Hay algunos proyectos incluso que están generando mecanismos de transferencia energética para poder reutilizar el vapor generado por algunas actividades y realizar otras, buscando el mayor ahorro de energía y la manera más eficiente de reutilizar sus propios recursos
• Alimentación: Propiciar una cultura que fomente buenos hábitos alimenticios que mejoren la calidad de vida. Ya hay algunas edificaciones que promueven espacios para cosechar huertos urbanos en donde toda la comunidad participa en su cuidado y consumo
• Mente: Se buscan diseñar espacios recreativos en estos proyectos en donde los usuarios puedan convivir, relejarse y liberarse
• Bienestar físico: También se generan espacios que promuevan la realización de actividades físicas diarias
• Confort: En esta nueva tendencia del Well Building se pretenden controlar los parámetros termales y acústicos en el edificio, que además de presentar un ahorro de energía son sumamente importantes para el descanso y bienestar de los usuarios

Estudios del programa piloto de las oficinas sede de CBRE en Los Ángeles sobre los proyectos que implementaron estos elementos en el uso de sus instalaciones, demuestran que el 83% de los empleados aumentaron su productividad, el 100% de los clientes estuvieron satisfechos con la nueva forma de trabajar y el 93% de los empleados reportaron mayor facilidad para trabajar en colaboración con otros.

Los resultados obtenidos en el estudio comprueban que hay muchos beneficios que resultan de la implementación de estos elementos al momento de diseñar y hacer uso de un edificio. Esto nos lleva a reflexionar sobre el rol actual que están ejerciendo los arquitectos, constructores y desarrolladores en los nuevos proyectos.

Las necesidades y demandas del mercado están cambiando, y si se busca continuar teniendo participación en él, será necesario orientar los esfuerzos a generar proyectos que consideren el bienestar de los usuarios así como su calidad de vida. La rentabilidad de los proyectos sería un resultado inevitable de la edificación orientada a las necesidades de los inquilinos y el cuidado del medio ambiente.

No solo se trata de propiciar nuevas condiciones de vida, sino de fomentar una cultura de nuevos hábitos que permita la prevalencia de este estilo de vida, más conscientes sobre nuestros hábitos de consumo y respetuosos de los recursos naturales y el medio ambiente que nos rodea.

Categories

Orange News
Real Estate Intelligence
Development
Commercial Strategy
Capital Markets
Other
All