×

/

Think Orange

La importancia de una comunidad planeada con inteligencia

11 / 25 / 2018 — Nelly Rubio

Hace ya varios años, comenzó la práctica de diseñar comunidades planeadas como respuesta al reto de vivir en conjuntos habitacionales visualmente atractivos.

Mientras que antes estos proyectos se concebían lejos de los centros poblacionales, hoy se establecen en las ciudades con soluciones tan atractivas como tener a unos cuantos pasos las necesidades del día a día.

Con oferta de vivienda, retail, oficinas, hotel, instalaciones culturales y deportivas, servicios médicos y escuela, estos desarrollos trascienden el distintivo tradicional de la seguridad en el sitio: brindan la experiencia de una comunidad.

Existen varios factores por los que un plan maestro o comunidad planeada resultan del agrado del dueño de una gran extensión de tierra.

Una de las principales ventajas es la claridad del costo completo del proyecto en su terreno: cuánto capital deberá solicitar, cuándo comenzará a ver rendimientos, entre otros.

Además, el propietario adquiere más control sobre el proceso de construcción. A partir del plan de fases propuesto por el área financiera, puede conocer cuáles elementos se erigirán primero y cuáles después. De esta manera, se pueden comercializar algunas unidades con anticipación, lo que posibilitará inyectar capital en etapas posteriores.

Otro punto importante es la escala de costos. No es lo mismo comprar material de construcción para un edificio de departamentos que hacerlo para varios y de distintos usos: viviendas, oficinas, retail y hotel. Lo mismo aplica para ingenierías, arquitectura y otras disciplinas del desarrollo que, a fin de cuentas, marcan la diferencia entre sumar o restar algunos ceros al costo final.

Un punto adicional es el diseño. Para que una comunidad planeada luzca como tal, es necesario que sus elementos sean congruentes y homogéneos. Esto permite que los usuarios experimenten una sensación de integridad en el desarrollo y no un collage de estilos dispares.

Por otro lado, existe también la convivencia y conexión que un proyecto así debe inspirar no solo entre sus residentes y usuarios primarios, sino también entre las personas que se sienten atraídas por él y lo visitan para gozar de su oferta de productos y servicios.

Como se puede inferir de los factores anteriores, la planeación es la pieza clave para lograr el beneficio y el crecimiento del proyecto. No le basta una buena estética; debe tener fundamentos planeados y estudiados a detalle para asegurar el mayor retorno de inversión para el dueño del terreno y un impacto positivo para el entorno.

En el área de Inteligencia de Orange Investments nos apasiona diseñar proyectos que ofrezcan soluciones inteligentes a los miembros de una comunidad. En este departamento, por ejemplo, se originó el plan maestro Nuevo Sur, ubicado en Monterrey, Nuevo León: un proyecto pionero en la ciudad, con oferta de vivienda, oficinas y centro comercial. En Nuevo Sur, tanto residentes como visitantes acceden a una gran oferta de tiendas, supermercado, cine, restaurantes o bien a solo disfrutar del paseo.

En suma, una meticulosa planeación y diseño pueden cultivar simultáneamente el éxito de un proyecto inmobiliario, la obtención de buenos rendimientos y la construcción de una comunidad en toda la extensión de la palabra.

Categories

Orange News
Real Estate Intelligence
Development
Commercial Strategy
Capital Markets
Other
All